DESDE 2015 HACE DUPLA CON EL BRASILEÑO PABLO LIMA

Fernando Belasteguín, el argentino que es el rey del padel mundial desde hace 15 años

4 de enero de 2017 - 18:39 hs

Nació en Pehuajó y en el 2001, con 21 años, decidió irse solo a España para competir contra las mejores parejas del mundo. Desde el 2002 es número uno del mundo y ya lleva 205 títulos ganados.
La carrera deportiva de Fernando Belasteguin es soñada desde sus comienzos: a los 13 fue invitado a jugar un Campeonato Argentino en Santa Rosa, La Pampa, y lo ganó; a los 15 debutó profesionalmente y a los 20 ya era el número uno de Argentina. En el 2001, ante la crisis económica de nuestro país que hace unos años venía afectando al pádel, decidió aceptar una oferta del español Pablo Semprún para jugar juntos todo el año en tierras ibéricas y, en su primer año, culminaron primeros en el ranking nacional y terceros en el internacional.

Belasteguin y su compañero brasileño, Pablo Lima, avanzaron a los octavos de final del Buenos Aires Padel Master, uno de los cincos torneos más importantes del circuito mundial, que se realiza en La Rural hasta el próximo domingo (13/11). A pesar que sus médicos le recomendaron no jugar más hasta fin de año por una lesión en su tendón de Aquiles derecho, él no se quiso perder la oportunidad de festejar sus 15 años como número uno con su familia. Y en su casa.



La carrera de Bela tuvo un punto de inflexión en 2002, cuando recibió el llamado de Juan Martín Díaz para jugar juntos. Díaz venía de culminar el año como número dos del mundo y de España con Hernán El Bebe Auguste, pero habían decidido separarse. “El objetivo era ser una pareja sólida lo antes posible”, cuenta Belasteguin. Vaya si lo lograron, fueron la única dupla de la historia que se mantuvo 13 años consecutivos como número uno (entre 2002 y 2014) y también son los únicos en estar 1 año y 9 meses invictos (septiembre 2005 a mayo 2007), ganando 22 torneos en fila. Junto a El Galleguito ganaron 158 títulos y disputaron 178 finales.

A fines del 2014 y luego de 13 años que quedarán en la historia de este deporte, Belasteguin y Díaz se separaron. El pehuajense de 37 años confiesa y detalla quién tomó esa determinación y por qué: “Fue una decisión mía muy meditada. Veía que podíamos seguir siendo número uno y por conveniencia a nivel de patrocinadores nos hubiera convenido seguir, pero viendo los errores de otros colegas no quería que nos pase lo mismo. Con Juan Martín no merecíamos otro final del que tuvimos. Desde que empezamos hasta que terminamos nadie va a poder decir que nos quitó el número uno y yo creo que eso para el deportista es algo que no tiene precio. Ahora, viéndolo con el paso del tiempo, me doy cuenta que fue la decisión más difícil pero más inteligente que tomé en mi carrera”.

Desde el 2015 Belasteguin compite junto a Pablo Lima, quien entre 2010 y 2014 formó la pareja número dos del mundo con Juan José Mieres, nacido en Bahía Blanca y nacionalizado español. El mejor del mundo y Pablito jugaron 25 torneos como dupla y se adueñaron de 21 trofeos. Hasta el día de hoy disputaron 106 partidos y solo perdieron cuatro, de los cuales dos fueron por abandono y uno por no presentación. “Tenía un buen concepto de Pablo por haberlo enfrentado, pero ahora al tenerlo al lado me doy cuenta que es el mejor jugador del World Padel Tour”, opina el campeón mundial por parejas en 2002 y 2004.
 
Dominar un deporte durante 15 años no es algo para nada habitual, es más, cuesta encontrar a otro que lo haya logrado. El ganador de 10 premios Olimpia explica con claridad qué lo mantiene motivado luego de una carrera plagada de éxitos: “El pádel es un deporte que cuando no sos más profesional tenés que ir a trabajar, entonces nosotros cada fin de semana nos jugamos la comida de nuestros hijos. Yo tengo que ir y tratar de ganar la mayor cantidad de torneos posibles porque es de lo que mis hijos comen. Si existe una motivación más grande que esa que alguien me diga cuál es”.

El próximo lunes empieza un nuevo Mundial de selecciones en Lisboa, Portugal, y Belasteguin estará representando a Argentina. Cada vez que juega por el seleccionado nacional se paga su pasaje, cuando podría cobrar por jugar si lo hiciera por España, como hacen varios compatriotas. Bela lo explica con mucha emoción: “A mí no hay plata que me haga cambiar de nacionalidad. Yo soy argentino y le debo todo al pádel de mi país. Para los que somos argentinos de nacimiento jugar con la selección es algo indescriptible, sólo los que nos ponemos la camiseta somos conscientes de lo que significa eso”.



“Por Argentina he hecho cualquier cosa, ahora voy a llegar con el tendón de Aquiles fusilado. Mi médico me recomendó que no juegue más hasta final de año, pero yo le aclaré que el Mundial lo iba a jugar sí o sí, entonces me dijo que no juegue en Mendoza (no participó), Buenos Aires y San Sebastián (España). Vine a Buenos Aires porque quiero festejar los 15 años como número uno con mi familia y la semana que viene me pongo la camiseta Argentina y me voy a tirar de cabeza y a olvidarme de todo, ¡de todo! Quiero ganar con Argentina porque jugar con la celeste y blanca es lo más grande que hay”, agrega eufóricamente el campeón del mundo por selecciones en 2002, 2004, 2006 y 2014.

Por último, Belasteguin dio su opinión respecto al futuro del pádel argentino luego del retiro de su generación de jugadores, que se desarrolló durante el boom de los ‘90: “Tenemos que estar muy contentos y tranquilos porque gozamos de una muy buena salud ‘padelística’. Siguen saliendo jugadores porque nos rompemos el alma entrenando ya que vemos en el pádel una salida socioeconómica. Estamos muy ajenos a las peleas institucionales”.

Por Guido Vilas (@pituvilas)

Colaboración especial para DEPORTV

Buscar

V
BUSCAR