DESDE MARCAS PERSONALES A MARCAR GRUPALES

Curiosidades de los superclásicos

4 de enero de 2017 - 15:59 hs

Los dos equipos más convocantes del país se enfrentaron en 234 oportunidades a lo largo de la historia, con 84 triunfos para Boca, 77 para River y 73 empates. Repasamos algunos de los datos más significativas de estos encuentros.
La única final

River y Boca se midieron una sola vez en una final. Ocurrió en la definición del Nacional de 1976, jugada el 22 de diciembre en la cancha de Racing. El encuentro se definió con una avivada de Rubén Suñé, quien pateó un tiro libre mientras Ubaldo Fillol acomodaba la barrera, algo que el ejecutante nunca había solicitado. El árbitro Arturo Ithurralde marcó el centro de la cancha y Boca sumó tal vez la estrella más celebrada de su escudo al imponerse por 1-0 ante el Millonario.


Tres vueltas olímpicas con Boca y tres con River

Nadie en la historia de los superclásicos pudo alcanzar la marca de Norberto Menéndez. El delantero es el único que se consagró tres veces campeón con la camiseta de River y otras tantas con la de Boca. Defendiendo los colores del club de Núñez, el Beto formó parte del tricampeonato del ’55, ’56 y ’57. En 1961 se incorporó al Xeneize, donde sumó a su exitosa carrera tres vueltas olímpicas más, por los torneos de 1962, 1964 y 1965. Menéndez marcó siete goles en superclásicos: cinco para River (en ocho partidos) y dos para Boca (en seis cotejos).


Di Stéfano atajó en un superclásico

El 30 de julio de 1949, River y Boca protagonizaron en el Monumental un superclásico bastante caliente. En un momento, Amadeo Carrizo cayó desvanecido por un golpe en el hígado y debió salir para que lo atiendan. El Millo se quedaba sin arquero, y quien ocupó ése lugar fue Alfredo di Stéfano hasta que Amadeo se recupera y cada uno vuelve a su lugar en el campo. El partido lo ganó River 1 a 0, con gol de Ángel Labruna.


Marzolini, expulsado por los excesivos festejos de sus compañeros

El superclásico del 12 de marzo de 1972 fue uno de los mejores jugados por Boca en la cancha de River. Según el árbitro Juan Carlos Rodríguez, tanto Ramón Ponce como Hugo Curioni provocaban a los hinchas locales en cada uno de los festejos de sus respectivos goles (hicieron dos cada uno y el partido terminó 4 a 0). Por eso, el juez le advirtió al capitán visitante, Silvio Marzolini, que no iba a tolerar un exceso más. Tras el cuarto gol visitante, el defensor xeneize fue expulsado por el excesivo festejo de sus compañeros.



Diez extranjeros

En el River-Boca del 6 de agosto de 1961, de los 22 futbolistas que lo protagonizaron hubo diez extranjeros. En el Millo jugaron los brasileños Delem, Roberto y Moacyr Pinto, el español Pepillo y el uruguayo Domingo Pérez, mientras que el Xeneize puso entre sus once a los brasileños Dino Sani, Paulo Valentim, Maurinho y Orlando, y al peruano Víctor Benítez. El resultado fue 2 a 2, y como no podía ser de otra manera, los goles no fueron convertidos por futbolistas argentinos (Moacyr y Pepillo para los locales, Benítez y Valentim para la visita).



River 0 vs. Boca 6

El 23 de diciembre de 1928 se produjo un hecho único y hasta aquí jamás superado en esto choques. Ése día, por una jornada del torneo amateur, Boca humilló como visitante a River en un partido rarísimo. Domingo Tarasconi abrió la cuenta a los tres minutos y, cuando promediaba la primera mitad, dos jugadores de River -Gerónimo Uriarte y Alejandro Giglio- fueron a buscar un centro en un corner, se cabecearon entre sí y ambos quedaron afuera del encuentro con traumatismo de cráneo. Los locales siguieron jugando con nueve (aún no existían los cambios) y el Xeneize no tuvo piedad: Esteban Kuko y Roberto Cherro anotaron dos goles cada uno y establecieron el 5 a 0 parcial. Cuando restaban diez minutos, Francisco Gondar también dejó la cancha como consecuencia de un pelotazo tremendo en el estómago. Once contra ocho, Tarasconi cerró el histórico 6-0.

Boca fue local de River en Núñez

En 1984, Boca tenía la Bombonera clausurada. El Xeneize le alquiló el Monumental en varias ocasiones a su máximo rival, pero el 26 de junio se dio un hecho insólito. Porque Boca recibió a River en Núñez. El inédito partido terminó 1 a 1 con otra curiosidad: los dos goles fueron convertidos por jugadores del club de la Ribera: Ariel Krasouski, a favor, e Ivar Stafuza, en contra.

Buscar

V
BUSCAR